Ya que es necesario

ya que no es necesario

En el lecho tu cuerpo se simplifica
Sexo líquido universo de licor.

Atando ondas que son otros cuerpos
enteros completos de la nuca al talón
racimo ya sin piel racimo central
racimo servil brillante de sangre.

Entre las distintas partes de tu cuerpo
dirigiendo la sombra ahuecando el calor
labio extendido en el confín del lecho
sin una esponja en que chupar la noche
Y sin sueño para imitar la muerte.

 

Golpear a la mujer monstruo de pudor
cautivar al hombre con mucha paciencia
Suavizar la mujer para extinguir al hombre
Disfrazar todo para reducir todo
Mejor soñar con estar solo y ciegoNo tengo corazón más que mi frente rota.

A la tarde esperábamos tormenta
Estallaba cuando caía la noche
Las abejas saqueaban la colmena
Luego con manos trémulas torpes
Por costumbre encendíamos un fuego

La noche giraba en torno a su pupila
Decíamos te quiero para poder ver

Colorado el tiempo
La lengua en el tercer perfume
Se detenía en la frontera de cada boca
Como un moribundo al borde de su salvación
Jugar gozar ya no estaban enlazados
Subía del suelo un cuerpo a ras de tierra
El orden vencía y el deseo pesaba
Rama central no amaba más al viento

Por culpa de un cuerpo sordo
Por culpa de un cuerpo muerto
De un cuerpo injusto y demente,

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

One Response to Ya que es necesario

  1. Victoria Dionis Medalla Rojas says:

    me gustan estos poemas que he leído, algunos llegan muy hondos, muchas felicitaciones a quienes han hecho posible publicara esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *