Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavo por dentro
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceo con cuidado
el numero de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyecto con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas
los sueños,
el instinto
todo lo que creo suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrados de amor,
las mil y una cosa que me hacen
mujer todos los días
por lo que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *