Velas sobre un recuerdo

Velas sobre un recuerdo

Todo estático,
menos la sangre mía, y la voz mía,
y el recuerdo volando.
Todo el lecho es un cántico de fuego
echando a andar las ondas del reclamo.

La misma pared siente
que ha bajado a llamarte entre mis labios.
¡Qué grandioso el silencio de mis dedos
cuando toman el verso de los astros,
que se cuelan en rápidas guirnaldas
para esculpirte en luces por mis brazos!
Va gritando tu nombre entre mis ojos,
el mismo mar inquieto y constelado.

Las olas más infantes te pronuncian,
al girar por mis párpados mojados.
Todo es ágil ternura por mi lecho,
entre cielos y ecos conturbados.
Con tu sendero vivo en mi flor íntima,
he movido lo estático….

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *