Una vez más

Mi mujer apoyada en una
pierna, desnuda, la otra
pierna apoyada en el
borde de la bañera,
quiere saber qué
hora es y veo
la pequeña
mancha de vello entre sus
muslos para ella
un lugar como otro cualquiera
que lavarse
y pienso por qué no
mientras que ella vuelve a
preguntar, desnuda, y cambia
la pierna de apoyo.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *