Una nueva vida

Si Dios me obsequiará una nueva vida…

A ti te he de encontrar, quizás en esta vida no sea yo la persona que esperas, lo entendí y lo he entendido a lo largo de nuestros días vacíos…

Por eso en esa nueva vida si quiero mejorar.

No cambiaría mi figura, tampoco mi forma de pensar, solo entregaría al Universo muchos minutos más, para en esa vida saberte tratar…

Quizás en ese momento ya no escriba al viento…

Lo haría para ti en un plano directo y en cada amanecer…

Procuraría siempre debajo de tu almohada, dejar mis escritos para que ya no sea un Sol amarillo el que te ha de despertar, sino mis líneas de puño y letra, las que has de encontrar.

Quizás lo que te desee entregar en ese nuevo momento, no tenga mucho valor para la vida, pero se que los sentimientos son nobles y si necesitan de flores…

Flores no solo son las que nacen por la naturaleza, sino las que escribimos de nuestro puño y letra.

Esas letras que solo alimentan nuestra alma cada mañana.

Por eso permíteme mientras vuelvo a nacer, a soñar con esto despierta, ya que esperar mil años me han de tocar, para volver a reencarnar y volverte a encontrar.

Y ni siquiera ahora puedo saber si yo seré en ese momento, el nuevo ser que has de esperar.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *