Una daga sin nombre

No puedo impedir
que las palabras floten imprecisa.s 
 
Arduas semanas
en busca de dos o tres palabras
dos o tres sílabas siquiera
que me aporten el dato necesario
para irrumpir en ese mundo
el único tangible del que puedo asirme. 
 
Pero no aparece
se esconde de mí y me acecha
y yo como si al acaso
espero su garra en la garganta
y cuando sin aire ya
se abre el mundo de la angustia
y la pluma se desliza
entre el silencio y la espalda
y soy yo el acuchillado.

 
Soy vejado por una explosión de términos
y en ella mi espíritu se disgrega
y una luz mortecina actúa en mí 
y se resume en una daga sin nombre
una vaguedad, un accidente 
odio este plano de existencia

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *