Un Tibio sol

Un tibio sol acaricia
las gotas sobre el césped
hojas nuevas creciendo
en un mundo aparte
inmersas en su voluntad.

Ladridos lejanos
motores rugientes
en ruta once aviones con altoparlantes
miro a través del enrejado de la ventana.

A ese mundo seccionado yo
tratando de recomponerme
de una depresión terrible
que me ahogaba
que me intoxicaba
con su locura demente.

Un tibio sol acaricia
las gotas
sobre el césped.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *