Un poema a la victoria

*temp*

La única condición fue su convicción,
su honorable compromiso
con su pueblo y con su palabra.
Un corazón abierto para todos.

La tolerancia como baluarte,
la protección de la vida como ideología.
Compartir caricias y pan
reduciendo la carencia y la desolación.

La valiosa semilla sembrada,
el cultivo cuidadoso,
un brote frágil,
un fruto magnífico.

Silenciaron los cantos
ráfagas de ignominia
acribillando el amparo de la esperanza.
Se cosecharon miedo y agravios.

 

Se humilló la gesta noble
torturando su contenido
intentando así asesinar la utopía.

El triunfo de la infamia y la deslealtad
esa mañana detestable de septiembre
no logró doblegar la integridad noble de su vida.

En contra del abandono y la falsedad.
Desafiando a la manipulación,
que pareciera apoderarse
de las calles y de los parlamentos.

Un canto nuevo,
al unísono por doquier,
para hacerlo rebelde
con el calor de todos.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *