Tus Labios, tus besos

Tus Labios, tu boca

Si fuesen veneno tus labios,
que dicha morir así,
al contacto con los míos
ver el cielo un instante por besarte a ti.

Son tus labios mi veneno
pero a tiempo curan mi enfermedad
sentirse de este mundo ajeno
mas aun así alcanzar la felicidad.

Con rica miel de abeja
no es posible comparar,
pues la abeja reina se quedaría perpleja
si ese dulce néctar pudiera probar.

Que sublime morir en tus labios,
hermoso por ellos volver a nacer
y volverme adicto a tus besos, varios
si ser adicto es castigo, castigado quiero ser.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *