Tú, y nadie mas que tú

Las cosas cambian como el color de tu voz, los sueños se destruyen por un rato y juego siendo un tipo fuerte que guarda su llanto en su colchón…

Mi cumpleaños ya pasó y solo vivo recordando lo que bruscamente pasó… ya es noche oscura y solo en mi habitación escribo palabras disimulando la pena de mi corazón… hace diez días las risas, las ganas y unas tazas de café le daban alas a nuestros labios y volamos a un mundo diferente: era mi cumpleaños… ese cumpleaños que vive en mí por tu presencia aquí, ya no sé que decir…

Una lágrima me dice que ya no puedo seguir así… quiero sacar el mundo de mi bolsillo y regresarlo a su lugar… y aunque mi abuela dejó de respirar… doy gracias al señor que la dejó descansar… te juro que ese cáncer ya no volverá, tranquila abuela para mí tú no te me vas, porque el cielo puede esperar… ¿es imposible verdad?¿ que hago para poder soñar? si ni mis ojos puedo cerrar… en mi habitación solo queda tu recuerdo en mi húmedo almohadón… ni mi balón encuentro menos mi corazón… abuela te me fuiste al cielo me hubiese gustado ser yo el primero en partir.

Te juro que aquí todo estará bien y cuidaré a mamá, mejor me voy, porque ya no es mi cumpleaños… y pensándolo bien… creo que ahora tengo una razón para estar enfado con Dios…

Colaboración de Manuel Viera
Chile

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *