Toda mi ternura

Ternura

Toda mi ternura

para los pajaritos muertos;

para las pequeñas arañas.

Toda mi ternura

para las mujeres que fueron niñas bonitas

y llegaron a ser mujeres feas;

para las mujeres que fueron deseables

y dejaron de serlo.

para las mujeres que me amaron

y que yo no pude amar.

 

Toda mi ternura

para los poemas que

no pude escribir.

 

Toda mi ternura

para las amadas que

envejecieron sin maldad.

 

Toda mi ternura

para las gotas de rocío que

son el único adorno

del sepulcro

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *