Terreno Mortal

terreno mortal

Ahí donde la araucaria se vuelve gris y viscosa y el eucalipto corrompe sus pulmones azules.

Ahí donde el cedro cae entre la podredumbre con las duras venas abiertas.

Ahí donde no se aventuran las raíces caminantes del bálsamo.

Ahí donde sólo te espera la culebra crucial, la hedionda barba-amarilla de ojo lechador entre el sonido a cuchillo de los pájaros negros.

Ahí donde los férreos dedos del fango comienzan a tocarte con la sed del postergado y la del loco.

Ahí…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *