Te siento aqui, señor

images[3]

 

Te siento aquí, Señor, en el silencio
de estas piedras antiguas, impregnadas
de la oración, las penas, las nostalgias
de tanto siglo y hombre.
Aquí me envuelve tu presencia, dentro.
Y te siento, Señor, también afuera.

No me estorban, me ayudan estos ruidos,
campesinos, de aldea: yunque, esquila,
ruiseñores de junio en los alisios
de la orilla, el torrente, las pisadas
de las yuntas que vuelven del trabajo,
solitario ladrido, insectos, grillos,
la difusa plegaria de la tarde.
Yo te siento, Señor, dentro y afuera
de esta iglesia románica.

Y te siento también, Señor, en esa
nave reciente de ladrillos nuevos,
de cemento y de acero sin colores
de esta iglesia de actual arquitectura
con su audaz sencillez, despojamiento,
como oración humilde o mano abierta,
con sus nuevas imágenes, distintas,
y su estilo, trasunto del hoy vivo.

Y tampoco me estorban esos otros
ruidos del ajetreo ciudadano:
prisa, rueda, disparo redactarlo
en el aire agitado que la envuelve,
emanación del vértigo y dinámica
de este vivir moderno que me agota.

Yo te siento, Señor, aquí también.
Tú eres el Dios de ayer, el «alfa» antigua,
y el Dios del hoy, el «alfa» siempre aurora
y la «omega» de nunca.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

One Response to Te siento aqui, señor

  1. Altagracia gomez ramos says:

    K lindas palabras expresadas Para ti señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *