Yo te ame en el silencio

Yo te ame en el silencio

Yo te amé en el silencio de la ignota atalaya
que calla su tesoro de oro inaccesible.

Y ahora que te canto -¡maldito sea el llanto
del amor que se canta!-, qué soledad sonora,
qué insensata y agónica trompetería, qué estéril,
qué grave fundamento, qué infierno irreparable.