Me Regocijo al saber que te tengo

Me Regocijo al saber que te tengo

Se pinta lentamente la tarde rojiza,

El aroma de tu perfume el ocaso matiza,

Mientras la luna de su escondite lentamente ascendía,

Se escuchaba, de las aves, su última melodía.

Y tenuemente se van encendiendo los faroles,

Los que iluminan nuestra ventana cada noche,

Contigo en mis brazos todo se hace posible,

El olor de tu cuerpo para mí es inconfundible.

Continuar leyendo