Añorada montaña

Añorada montaña

Montaña solitaria orlada de neblina,
que en aurora de mayo te despiertas
con el sublime trino de zorzales
que saltarines buscan cada grano
escondido en espigas multiformes.

Vasta montaña que en abundante otoño,
son tus faldas, graneros milagrosos
que a la fauna silvestre da sustento
y entre tus copos verdes la cobijas.

Montaña gris que en un invierno frío
se desangra tu piel y te desnuda el viento
y de polvo te cubre un remolino
y eleva entre sus alas la hoja seca.

Ha ensombrecido  el canto de las aves,
son responsos de un funeral sombrío,
la pequeña cascada que coqueta reía,
se transmutó en recuerdo y es solo eco
que reverbera incansable en los peñascos
que inmutables esperan el milagro
para poder vestirse de verde musgo.

Continuar leyendo