Botellas al mar

(Para  terminar  con  la  superstición de mensajes encontrados).
 
Algo más solitario hay
que un mensaje dentro de un vidrio
que al sol calentado haga de lupa
e incinere la esperanza? 
 
Escribir poesía es arrojar botellas al mar
por el ventanuco con rejas.
 
ábranse fundido
mis sueños a la angustia
en el lejano pasado?
 
anudo los contrarios
acabo con la superstición 
de que alguien alguna vez haya leído
la carta del condenado
 
sentado en mi frío calabozo
no paro de escribir mensajes a
            desconocidos 
y que el sol no tardará en destruir
inútiles cenizas que estallan
contra las rocas magníficas del olvido.

El Incendio

 
Cuando las aguas hervían
por el incendio terrestre
decidieron
acurrucados en el bote
amarse. 
 
Después
como casi dormidos
en el blando abrazo
sintieron cómo de pena
morían. 
 
Y dentro del fuego
por última vez
él la besó en la frente.

Quien

Había una vez
un karma, una realización
un mundo desatado
cómo lograr sacarme de en medio
atravieso mi alma con la magia
que todo lo invada
me pronuncio en favor 
de un universo arrasado. 
 
 
Quién he sido durante tantos años,
me pregunto yo
sentado sobre el frío,
escribiendo poemas que hablan de mí
en la tarde que gotea.

Poema de fin de siglo

Me pregunto cómo
un hombre tan pequeño como yo,
posee la maravilla del recuerdo
así que entre recuerdo y memoria
exista el abismo.
 
 
sé que estás vibrando
y sólo en ácido puedo verlo,
una estrella  sombría
acabo de aceitar el treinta y dos, la
conversación con el ciruelo.

Fiebre

 
La fiebre de cada noche
es una parte del tormento
la otra es que no puedo recordarlo.
 
 
algo ha poseído a mi sueño
y a mi memoria.

 
como si un dios demente hubiese
dentro mío asesinado a su diablo
y con ello a mi conciencia
que hipnótica se derrite
sobre el ojo ametrallado del Eterno
perro.

Antipoeta

Te cuento 
que los verdes se arremolinan
en contrario al reloj
y que los amarillos al revés
y los azules en ambas direcciones
y que he visto el movimiento quebrado
de las nubes al pasar
y también colores del universo
que aún no han sido nombrados.
 
 
pero mis palabras carecen 
de sentido poético
son sólo descripciones de la memoria
blanco traje que se desliza
tras un mundo sibilino.