Canto a la rebeldía

Canto a la rebeldia

Yo era un hombre cuando cierto día
encontré a mi padre parado en mi vía.

Alto como torre, duro como bloque,
firme como prócer, fuerte como padre.

Apártate, padre yo le dije entonces.
Apártate, padre. Yo ya soy un hombre.
En efecto lo era. Él no lo creía.

Apártate, padre. Voy a mi deber.
Él no comprendía. No le vi ceder.

Apártate, Padre, le grité de nuevo.
Mucha prisa llevo. Mucha fuerza llevo.
Mucha vida llevo. No te tengo miedo.

Continuar leyendo