Envíanos tu espíritu de fuego

images[4]

 

Envíanos tu Espíritu de fuego,
Señor tras de las nubes escondido;
llamas bermejas, cálido vestido
sobre este pecador rebelde y ciego.

Abre mis ojos a tu luz, que niego
mi pasado frenético, perdido.
Sea tu cáliz de oro, albergue y nido
tu alba de paloma mi refugio eterno.

Continuar leyendo