INVERTIBILE DE LA BELLEZA

La belleza del mundo

es el mundo de las bellezas.

Los mundos que más frecuento

son los mundos que no tengo.

La realidad del mundo es el mundo de la

realidad

y la mundialidad del mismo es

en realidad

su parsimoniosa realidad.

El mundo en que más no estás

es el que nunca pensé

que pisaré y pisé.