Soneto del caminante

No despiertes jamás para vivir tu sueño

pues el sueño es un viaje mas allá del olvido,

tu pie siempre es mas firme después de haber caído,

solo es grande en la vida quien sabe ser pequeño.

El amor llega y pasa, como un dolor risueño,

como una rama seca donde retoña un nido.

sólo tiene algo suyo quien todo lo ha perdido,

nadie es dueño de nada sin ser su propio dueño.

La vida será tuya, será tuya si sabes que es ajena,

que es igual ser montaña que ser grano de arena,

pues la calma del justo vence al furor del bravo.

Y aprende que el camino nace del caminante,

pues por más que ambiciones, humilde o arrogante,

sólo has de ser dueño de lo que eres esclavo.

Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *