Soneto 184

Amor empieza por desasosiego,

solicitud, ardores y desvelos,

crece con riesgos, lances y recelos,

susténtese de llantos y de ruego.

Doctrínale tibiezas y despego,

conserva el ser entre engañosos velos,

hasta que con agravios o con celos

apaga con sus lágrimas su fuego.

Su principio, su medio y fin es ése,

pues ¿por qué, Alano, sientes el desvío

de Celia que otro tiempo bien te quiso?

¿Qué razón hay de que dolor te cueste,

pues no te engañó Amor, Alano mío,

sino que llegó el término preciso?.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *