Sombra en sombras

Sombra en sombras

Igual que un pájaro de fuego
Tus alas dejaban caer
Una profunda sombra.

Te vi oscurecer
Como si las cenizas de la noche
Te cubrieran demasiado.

Y tu sombra melodía de sangre
Me empapaba los huesos.

Y tus ojos
Espejos de asfalto
Tallaban estatuas de agua.

Y tus manos
Columnas de algas
Estremecían los mares.

Yo
Fantasma temeroso
Me ocultaba.
Temía mirar tus ojos
Sabía que eran oráculos.

Pasaron cuatro y una noches.
Tu sombra se volvió blanca
Como tu lengua.
Supe que te irías.

Busqué mirar tus ojos
Secuencia interminable
De rostros desconocidos.

Entendí entonces
Que una noche cae
Con el peso de todos los siglos
Y que todos los siglos
Pesan al hombre
Como pesa la sombra al cuerpo.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *