Sombra de amor en sombra

Sombra de amor en sombra

En este hastío de haber sentido lo perjuro
un laberinto de varios pisos se presenta
donde silencio y soledad cobran su cuenta
sitio de llanto y de lamento… que es oscuro.

Sus paredes cubiertas de dagas tan filosas
anclan en un piso de fuego que entre mechas
no queman porque sus rutas son estrechas
si no por el alma en el recuerdo de sus cosas.

Sombra de amor en sombra se encumbra,
desarrolla y madura fortaleciendo su solidez 
demostrando la hiriente tiniebla que a la vez
enseña lo que falta, cuando uno se acostumbra.

Hay un techo negro, obviamente un espejo,
no protege para nada su imponente estructura,
al mirarlo se experimenta el camino a la locura
y puerta abierta a la demencia es su reflejo.

Desamor es la fuerte luz, esa que nada alumbra
quizás solo un ciego la conoce y puede verla
y me pregunto, qué he hecho yo para merecerla;
sombra de amor en sombra, que vive en la penumbra…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *