Quisiera esta tarde divina

dolor

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.
Lee todo en:

Te digo adiós

Te digo adios

Te digo adiós y acaso te quiero todavía
No se si he de olvidarte pero te digo adiós
No se si me quisiste… no se si te quería…
O tal vez nos quisimos demasiado los dos
Este cariño triste y apasionado y loco
Me lo sembré en el alma para quererte a ti
No se si te ame mucho, no se si te ame poco
Pero si se que nunca volveré a amar así
Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo
Y el corazón me dice que no te olvidare
Pero al quedarme solo sabiendo que te pierdo
Tal vez empieza a amarte como jamás te ame
Te digo adiós y a caso con esta despedida
Mi mas dulce sueño muera dentro de mi
Pero te digo adiós para toda la vida
Aunque toda la vida siga pensando en ti.

Etiquetado en

Sueño morir cada hora

Sueño morir cada hora

Sueño morir cada hora
frente al rumor de su frente.

Sueño que muere en mis labios
la luz de aquello que siente.

Mil lenguas cubren de oro
la soledad de su cuerpo.

Niños con alas de nieve
cubren su pecho por dentro.

Ángeles malvas recogen
su cabellera en mis labios.

Mi cuerpo, el suyo, asombrados
cual hilos de oro de un cántico.

Mi cuerpo, el suyo, enlazados
cual vivos troncos en llamas
que un viento azul agitaran,
caliente en mieles y nardos.

Ilusiones perdidas – Voy buscandote

Ilusiones perdidas

Voy buscándote en cada rincón
Donde se expreso nuestro amor.

Sin rumbo que seguir, solo quiero
Llegar a tus manos, fundirme contigo
En el mas hermoso abrazo.

Voy por el sendero de la soledad,
Aquella que me susurra al odio,
Sin entender como logro amar.

Fácilmente mi corazón es tuyo,
Porque es un orgullo que seas
Parte de mi vida.

Ilusiones perdidas en un camino
Donde nos separo la vida.
Ilusiones perdidas en un desierto
De amor, lleno de dolor.

Voy en busca de tus besos,
Me acerca el perfume de tu
Piel.
Cuan inmensas son estas
Ganas de querer, que no
Puedo seguir sin ti.

Cada estrella en la noche
Me recuerda el pasaje de
Un firmamento hermoso
Que observábamos juntos.

Te extraño amor mio a cada
Segundo.
Ilusiones perdidas en esta
Tierra de deseos y mentiras.

Ilusiones perdidas en las caricias
Que se quiebran y me lastiman.
Ilusiones perdidas de un amor
Que paso y nos dejo en ruinas.
Ilusiones perdidas de un “Te Amo”,
Que vale tanto como mi vida.

Desamor adolescente

Desamor adolescente

Llevaré algún día flores a la tumba de tu recuerdo.
En tus manos había depositado mi destino, en tus alas cobijado mi amor.
Hoy no hay presente ni mañana, sólo un ayer que se apaga en un temblor adolescente.
Saciaré mi sed en otra fuente, plantaré mi amor en un jardín sin tus cuervos.
Brindaré por tú con la copa de la pena, de la pócima de amargura que me diste a probar.
Buscaré el camino que me lleve a la cumbre para no recordar
que te has burlado de mí, que rompiste cada cimiento de nuestro hogar.
Y así, en otro lugar del tiempo y el espacio, volveré a comenzar.
Mientras tú… te perderás junto al fin de mi inocencia,
en la etapa final del ocaso de la adolescencia.

Desilusión

Desilucion

Llora mi corazón, hoy no ha sido un día fácil,
En realidad es algo que ya había pasado tantas veces,
Pero todavía no me acostumbro a ver mis sueños morir,
Sin motivo ni razón, esperanzas perdidas y fugases,
Con tan poca fuerza para seguir…

Llora mi alma angustiada,
Confundida y debilitada por tanto daño,
No existe motivo, para dañarla,
Si solo se enamoro…

Un suspiro se escapa sin permiso,
Delatando mi sentir y mi dolor,
Se desprenden gotas de sal de mis ojos,
Que cubren mi rostro de angustia y desesperación,
Porque me sigo preguntando,
Sigo sin comprender como alguien puede dañar sin compasión…

Continuar leyendo