Sobre deudas y regalos

Sobre deudas y regalos

Cincuenta velas rindan tributo
a despiertos muertos que yacen,
sin olvidarse de estar presentes.

Ellos no marcharon,
los siento cercanos,
maniobran con cuerpo,
accionan palancas.

Dándonos pie y la mano persisten
en la vida ¡golpean potentes!
con la tensión de nuestros respiros.

Refuerzan las cuerdas,
encienden motores,
y al vocabulario
y la arquitectura,
le asientan maneras
y formas provistas
de fundamentos un tanto rudos,
pero que listos pueden pautar;
la edad de inventos,
nuevos principios.

Cincuenta velas concedan luz,
al diestro pensamiento que ideó,
o aquel innato instinto que volcó
proyectos que ahora son regalo.

La pulida piedra,
la rueda y el carro.

Desde las arrugas de la cueva;
agua en la piscina,
lujo en un palacio.

Cincuenta velas dieran las gracias;
a músculo y cerebro; al esfuerzo
que se nos brinda para el disfrute
y conversa desde antes con otros.

Cincuenta velas sean humildes;
cuando el soplo las deje sin fuego.

Cincuenta velas; hablen, recuerden,
el fruto habilidoso venido
por el ingenioso imaginario,
del primitivo y elocuente hombre,
que pisó como ancestro este suelo,
y prendiéndolo de útiles huellas,
sigue viviendo aunque él muriera.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *