Sin cordura

Sin cordura

Hay días que no soy cuerda
y me gusta beber licor,
me gusta danzar en pies descalzos,
fumarme el tiempo,
conversar y reír.

Hay días que no soy cuerda
y me gusta que me ames,
me desvistas en aquel lugar no común
y me lleves en marea,
me pongas sobre el colchón.

Hay días que no soy cuerda
en silencio miro el azul,
mientras mi cabello se agita
como esas cintas colegiales
y no hablo nada, solo conmigo.
Hay días que no soy cuerda
y esos días me encantan.
Me agrada dar de comer a los pollitos,
ellos cuando tienen hambre pían,
¿Sabías que me gusta darles semillas?

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *