Señor que no me falte ella

images[4]

 

Dios mío:
Prívame de todo:
del aire que respiro,
del agua que bebo,
pero no me prives nunca
de la mujer que amo.

Que me falte todo:
un lucero en mi andar,
una noche de luna
pero que no me falte nunca
la niña de mis sueños.

Soportaría mil dolores:
una puñalada en mi pecho
o quemarme en un ardiente infierno,
pero no soporto este dolor de ausencia
al tener lejos a mi amada…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *