Un Sarcasmo

sarcasmo

¡Ah! Cómo me divierto,
siendo errante vagabundo,
en pos de camino incierto,
en aras del confín del mundo.

¡Ah! Cómo me divierto…
al tildarme la gente de loco,
porque ello es bien cierto,
y lo soy mucho, no un poco.
Cómo me divierto en mi locura,
arrastrando conmigo mis sueños,
mientras los que presumen cordura,
no los tienen, carecen de ensueños.
Van pregonando ser los mejores,
y que no hay como ellos igual,

burlándose de los ajenos dolores,
considerando uno al otro un rival.

Me divierte tanto ver esa cordura,
que moviliza a una y mil gentes,
yendo siempre con tanta premura,
de aquí para allá, de todo renuentes.
Y me tildan de loco cuando a solas río,
diciendo ¡Miren a ese ente enloquecido!
Ignorando lo que existe aquí dentro mío,
un sueño con otro y otro enriquecido.

Y me miran burlones al verme pasar,
y dicen pobre loco, solo se está riendo,
mas jamás ellos sabrán bien sopesar,
que a costa suya me estoy divirtiendo.
No…no convertí ésto en un marasmo,
sólo hago de la cordura real sarcasmo.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *