Rumores de la vida

chismoso[1]

En su lóbrega habitación
pintada de extrema pobreza
se encontró al poeta sin vida
dicen que el vino paró su corazón
su cita final, fue cita cumplida
pintada de color tristeza

Los jardines perdieron sus colores
violetas, orquídeas y rosas lloran ríos
tristes las musas, rasgan sus vestidos
al no inspirar cantos de amores
arriba los vientos aúllan vacíos
los cielos teñidos de gris, afligidos

Callaron los gorriones su canto
todo el campo en silencio ha quedado
ya no hay versos ahogados en llanto
que el poeta en su alma había bordado
viuda quedo la poesía, que amaba tanto
batalla de amores que perdió el soldado.

 

Fue por el vino dicen los rumores
de lenguas empapadas de ignorancia
una mentira cruel, mentira obscena
no…la causa real fue por sus amores
ayer perdidos, que acortaron la distancia
hacia el final de su vida en escena

No fue el vino el causante
lo que hartó su corazón
callen rumores y el falso clamor
fue el dolor asfixiante
la decepción y el desazón
El poeta se murió de amor.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *