Resurgir

Resurgir

Hoy puedo sentir,
un vago rumor de estrellas,
sentir que sólo un eco
me separa de ellas
y todo está cercano
en la reminiscencia
y todo es posible ,
cuando la noche ciega
cierre sus muros de lamento.

De ennegrecidas rejas
brotarán claveles
de empinadas crestas
y mi sangre de granada
formulará la apuesta.
¡Callad todos!
que el niño duerma
que si despierta,
se beberá a sorbos
la luna llena.

Ángel destronado entonces,
borracho de belleza
jugará con los hilos
de la bendita inocencia.
¡Callad todos, callad!…
que el niño duerma.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *