Gracias Dios mio…

Gracias, Dios mio...

Gracias DIOS MIO…
por mis alegrias y mis risas,
gracias por sentir hambre
y poder saciarla,
por tener sed y siempre
encontrar agua pura y cristalina,
Gracias DIOS MIO…

por las amistades,
por la inspiración que nos has dado,
que todos aquellos que leen estos versos,
gracias DIOS MIO
por mi familia y por mi amor.

Has triunfado

Has triunfado

JESUS dice en su Palabra
un dicho muy acertado:
"Yo soy el Pan de la vida,
cree en mí y serás saciado."

Como fuente de agua viva
que siempre estará saltando
es el agua que Yo doy,
" Pruébala, te la estoy dando"
Si tienes sed, ven y bebe,
dijo JESUS dando un paso
Si crees en mi Palabra
nunca vivirás frustrado.

¿Sabes lo que necesitas
para que vivas triunfando?
Es un grano de mostaza,
es la FE, mi Pueblo amado.
Si tú sabes que te amo,
que siempre estoy a tu lado
Si lo que tenía que hacer
lo hice hace 2000 años.

Continuar leyendo

Gracias Dios…

Gracias Dios

Gracias Dios por la caricia que me dejas en las manos.
Gracias por la bondad con que miras, el dolor de mis hermanos.
Gracias por éste nuevo día, en que alumbras nuestros desganos.
Gracias por la alegría, con que pintas ríos, montañas y llanos.

Gracias por la sonrisa que dibujas en mis labios,
por ignorar con cariño, quién sabe cuantos agravios.
Que en esta agitada vida, nadie está libre de daños.
Gracias por tu compañía, a lo largo de estos años.

Gracias Dios cuando me miras y sabes qué estoy pensando,
cuando camino y camino… cuando me voy alejando,
tu siempre guardas la guía, para seguirme orientando.
Pues comprendes que la vida, la vivo peregrinando.

Voy caminando la vida… a ti me voy acercando,
a veces cuando me canso, me sonríes y me animas a continuar caminando.
Tengo segura certeza que al final del camino, Tú me estarás aguardando.
Gracias mi Padre querido, mientras sigo el recorrido por continuar esperando…

Arrepentido

Arrepentimiento

Donde antes había un gran sentimiento
En tu corazón, la más hermosa cosa
Logro ver ahora, con arrepentimiento
Un negro vacío que mi corazón destroza
En verdad no sé qué es lo que veo
Pues es tanto mi dolor en la memoria

Que no logro distinguir lo que yo creo
La locura y la culpa me han causado paranoia
Arrepentido estoy, por el error que he cometido
Y mi alma se consume en la culpa y el olvido
Me doy cuenta del daño que he causado
Y créeme, en verdad, estoy arrepentido
De culpable yo mismo me he acusado

Y con gusto aceptaré yo mi sentencia
Júzgame tú, con justicia e indulgencia
Y termina perdonándome con benevolencia
Una prisión de culpa yo he creado
Esperando a cumplir mí penitencia
En ella me encuentro ahora encerrado
Llorando y aguardando con paciencia
Estoy arrepentido de lo hecho
Y presiento que me miras con despecho
Siento el dolor de mi castigo en el pecho
Retorciéndome lastimero sobre mi lecho
No sé si sea cierto que me miras
No sé si sea cierto que me odias

Todo esto lo veo, paranoico en mi locura
Y te juro que es una verdadera tortura
Me dijiste que ya me has perdonado
Pero mi mente está ya muy lastimada
Yo mismo me castigué y me he flagelado
Y las cicatrices no se quitarán con nada
Así es mi arrepentimiento
Con el dolor de un corazón herido
Como el hedor de un cadáver podrido
Así me siento ahora, profundamente arrepentido
Perdóname…

Soñar, Señor, soñar!

Soñar, señor, soñar!

Hazme soñar… ¡Soñar, Señor, soñar!…
¡Hace tiempo que no sueño!
Soñé que iba una vez -cuando era niño todavía,
al comienzo del mundo-
en un caballo desbocado por el viento,
soñé que cabalgaba, desbocado, en el viento…
que era yo mismo el viento…

Señor, hazme otra vez soñar que soy el viento,
el viento bajo la Luz, el viento traspasado por la Luz,
el viento deshecho por la luz,
el viento fundido por la luz,
el viento.., hecho Luz…

Señor, hazme soñar que soy la Luz…
que soy Tú mismo, parte de mí mismo…
y guárdame, guárdame dormido,
soñando, eternamente soñando
que soy un rayito de Luz de tu costado.

Redencion

Redencion

Te quiero porque en tu alma vive el      germen
de ternura infinita,
como diáfana gota de rocío
sobre una flor marchita.

Te quiero porque he visto doblegarse
tu espléndida cabeza;
porque sé bien que en medio de la orgía
te invade la tristeza;
porque has pasado por la senda estrecha
en los grandes zarzales de la vida,
sin desgarrar tus blancas vestiduras,
sin hacerte una herida;
porque has ido pidiendo por el mundo,
con el candor de un niño,
a cada corazón a que has tocado,
un poco de cariño;
porque indica profundo sufrimiento
tu pálida mejilla;
porque en tus ojos que placer irradian
también el llanto brilla.

Te quiero. Nada importa que cansado
tu espíritu se aduerma;
yo lo habré de animar, yo daré aliento
a tu esperanza enferma.

¡Mariposa que fuiste entre las flores
dejando tus bellezas y tus galas,
yo volveré a poner el polvo de oro
sobre tus leves alas.