Refugio

Refugio

No permitas
al caudal de mis años
desvanecerse en tu olvido,
déjalos regar
la pradera de tus hazañas.

Mas, siembra con los tuyos
flores de amistad,
y haz de cada pétalo
el refugio eterno de mi hogar.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *