Recuerdos

Recuerdos

Recuerdos de aquel tiempo

perdido en el horizonte

recuerdo de telefilmes

recuerdo de uniformes

de aquella España que hoy

ni tan siquiera reconocemos;

de esta tierra baldía

que ayer fue espeso monte.

 

Recuerdos de aquel tiempo

en el que no sabíamos casi nada

pero lo intuíamos casi todo;

cuando éramos nosotros

los que teníamos que buscar el oro.

Y no como ahora, tiempo ingrato,

en el que todo nos llega

con sólo apretar un botón.

Hable al son de las viejas normas

mi corazón.

Recuerdos de viejos descubrimientos:

los colores en la televisión

(¡gran novedad!)

las colores de tu gesto

(¡lejana pubertad!)

las calores del verano

(azul)

y los calores del infierno

(rojo)

que nos anunciaban entonces

en aquel vetusto colegio

en forma de extraña fruta

de perdición;

y que sólo consiguió

a fuerza de tantos calores

turbar doblemente nuestros sueños

y hacernos flaquear la razón.

 

Recuerdos de pavimento mojado

cuando aún llovía

en las largas noches de invierno;

cuando aún maullaban los gatos

al paso de los serenos;

cuando media España aún iba de luto

llorando a sus muertos;

cuando aún había motocarros

y castañeras en sus puestos;

cuando por una peseta

aún podías comprar un sueño.

 

Recuerdos de ilusiones perdidas

y de amores olvidados

del despertar a la vida

y de tesoros enterrados.

 

Y que, como aquellas golondrinas

centinelas de los tejados

donde la hiedra empezaba a colgar,

como aquellas para las que el Norte

ya era pasado,

todo esto que evoco

son cosas que se esfumaron

y jamás, jamás volverán.

 

Recuerdos de un tiempo

en el que todo era como había sido

pero en el que empezamos

casi sin saberlo,

a entrar en una nueva era,

a ser modernos

aun a costa de no reconocer

aquella curtida piel de toro

que forjaron nuestros ancestros.

 

Todo eso recuerdo

de un tiempo pasado y perdido

de lo que en un punto fue y ha sido.

Porque aunque se guarden las imágenes

(viejas fotos descoloridas

archivos sonoros

películas de sabor añejo)

es un tiempo que se fue

es un tiempo ya muerto

es un tiempo que sólo

se puede aprehender

mediante recuerdos.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *