Quejas

Quejas

¡Y amarle pude!… Al sol de la existencia
se abría apenas soñadora el alma…
perdió mi pobre corazón su calma
desde el fatal instante en que le hallé.

Sus palabras sonaron en mi oído
como música blanda y deliciosa;
subió a mi rostro el tinte de la rosa,
como la hoja en el árbol vacilé.

Su imagen en el sueño me acosaba,
siempre halagüeña, siempre enamorada:
mil veces sorprendiste, madre amada,
en mi boca un suspiro abrasador.

Y era él quien lo arrancaba de mi pecho,
Él, la fascinación de mis sentidos;
él, el ideal de mis sueños más queridos,
él, mi primero, mi ferviente amor.

Sin él, para mí, el campo placentero
en vez de flores me obsequiaba abrojos;
sin él eran sombríos a mis ojos
del sol los rayos en el mes de abril.

 

Vivía de su vida aprisionada;
era el centro de mi alma el amor suyo,
era mi inspiración, era mi orgullo…
¿Por qué tan presto me olvidaba el vil?

No es mío ya su amor, que a otra prefiere;
sus caricias son frías como el hielo.
Es mentira su fe, finge desvelo…
mas no me engañará con su ficción.

¡Y amarle pude delirante, loca!
¡No! Mi altivez no sufre su maltrato,
y si a olvidar no alcanzas al ingrato
te arrancaré del pecho corazón.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *