Que sobriedad

Que sobriedad

Qué sobriedad!
El silencio atrapa la noche
y en un instante
hace estallar las sombras.

Los átomos expiran
y el reloj   caníbal hambriento
con el metálico colmillo
su yugular se corta.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *