Presentes desatados

Que ardiese yo 
sobre el camino de mi pensamiento 
despojo de la exclamación
universo rodeado por mares encrespados
que huyen del laberinto uno mismo.
 
de los signos que encarcelé para siempre
del motivo incumplido de una vida errante
cuya mano espera que algún día
tras el ataúd de los sueños
yazga el dios del silencio y pulverice lo  
posible.

 
para que todo modo sea
irremediablemente
presentes desatados
sobre la hoguera de mi corazón.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *