Poema XI

En vacaciones, la gente sonreía
por sonreír, casi sin pensar.

Ciertamente
nada ha cambiado desde entonces.
(Debe ser lo único que sobrevivió
al diluvio del tiempo.)
Ser feliz debe ser eso:
una corta jornada de vacaciones.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *