Poema de fin de siglo

Me pregunto cómo
un hombre tan pequeño como yo,
posee la maravilla del recuerdo
así que entre recuerdo y memoria
exista el abismo.
 
 
sé que estás vibrando
y sólo en ácido puedo verlo,
una estrella  sombría
acabo de aceitar el treinta y dos, la
conversación con el ciruelo.

Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *