Poema al maestro

miqueridoprofesor

Viviendo entre otras vidas, olvida su propia vida, 
destruyendo las tinieblas de la ignorancia gana su guerra, 
su mayor paga son las respuestas de sus alumnos, 
reír con ellos es su mayor goce. 

Aunque triste esté, sonriente se le ve 
la imagen más perfecta de comprensión y amor. 
Su tiempo lo regaló y nunca lo discutió. 
Unos lo quisieron, otros lo olvidaron 
Más él siempre los quiso a todos. 

Ahora, lento camina, el viento lo vence 
y su voz ya no luce galante como cuando les leía. 
Sentado esta, mirando el cielo, sus ojos se cierran, 
su mano cae y deja libre una hoja de papel. 
La ultima nota escrita, el viento la entona 
y la impulsa sobre la corriente de un río. 

Me llevo el gran triunfo de saber que ustedes, 
mis hijos, mis alumnos queridos, 
representan en cada gesto, en cada andar, en cada vibración 
pedazos de mí espíritu 
que ahora ya son hombres seguros, 
con ideales firmes y honestos. 

Si algunos se pierden en esta rueda que es la vida, 
volveré en la frase de un amigo, en la mirada de un niño, 
en el entrecejo de un padre, o la caricia de una madre, 
y te haré recordar, cual es tú ‘camino’.

Etiquetado en: , . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *