Petición

que estoy desnuda;
que estoy como ciudad
deshabitad asorda
de ruidos,
tiritando de trinos,
reseca hoja quebradiza de marzo.
Rodéame de gozo
que no naci para estar triste
y la tristeza me queda floja
como ropa que no me pertenece.
Quiero encenderme de nuevo
olvidarme del sabor salado de las lágrimas
los huecos de los lirios,
la golondrina muerta en el balcón.

Volver a refrescarme de brisa risa,
reventada ola
mar sobre las penas de mi infancia,
astro en las manos,
linterna eterna del camino hacia el espejo
donde volver a mirarme
de cuerpo entero,
protegida,
tomada de la mano,
de la luz,
de grama verde y volcanes;
lleno mi pelo de gorriones,
dedos reventando de mariposas,
el aire enredado en mis dientes,
retornando a su orden
de universo habitado por centauros.
Vestirme de amor
que estoy desnuda.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *