Perturbacionn

Perturbacion

El firmamento desteñido
y debajo de todo hay colores vivos
Las mujeres, la música y el vino…

Hasta los naditos cantan felices
Más aún los crueles peces gordos
que acuestas de los inocentes tragan oro
Engordan más, y aquellos mimos perecen
¡Dios cure a los miopes de tan mala visión!

Los fríos vientos, escalofrían mis huesos
El ocaso se aproxima, y las nubes oscurecen
La lluvia cae, y llora por la muerte de los niños
Se respira sangre en el viento. ¡Qué perturbación!
Nadie oye su llamado, las puertas se han cerrado
Y ahí adentro ellos están idos, como en un día feriado.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *