Perfectos desconocidos

Perfectos desconocidos

Antes, había espacio en mi vida
Para que las horas se sentaran a mi lado,
Curiosas, a observarme.

Y la noche, que es una zorra astuta
Siempre andaba a tientas
Queriendo dar con tu lado vulnerable.

La noche es ella,
Y sus ojos coquetos, aunque la oscuridad me haga cerrar los míos
Y me olvide de los suyos para siempre.

La noche siempre será la compañera ideal
Para que deje desde lejos, de mirarte.
Y decida ya, si debo de olvidarte. O devorarte.

Pregúntale a la noche por qué de mí te aleja
Cada vez que con su silencio nos somete. Y la soledad, es una voz en mi cabeza que hace tiempo no me responde.

Mientras tanto, tú y yo seguiremos siendo dos perfectos desconocidos.
Y nos buscaremos mutuamente en cada rostro familiar
Que en nuestras vidas se aparezca.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *