Los Brazos de mi padre

Los brazos de mi padre

En los brazos de mi padre
aprendí a amar  si de amor se trata

caminaba o corría en su pecho
como en bosques corren las niñas
buscando al lobo feroz

entre sus brazos con sabor a pelos
de montaña
escuchando la honda voz de la quebrada
rumor del mar
y botes infinitos

Continuar leyendo

Mi Querido, mi viejo, mi amigo

Mi Querido, mi viejo, mi amigo

Esos tus cabellos blancos, bonitos
ese hablar cansado, profundo
que me lee todo lo escrito
y me enseña tanto del mundo.

Esos pasos lentos que ahora
caminando siempre conmigo,
ya corrieron tanto en la vida
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Esa vida llena de historias
y de arrugas marcadas por el viento,
recuerdos de antiguas victorias
son lágrimas lloradas al viento.

Tu voz dulce y serena me calma,
y me ofrece refugio y abrigo,
va calando dentro de mi alma,
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Continuar leyendo

Recuerda Papa

Recuerda papa

Que si no juegas ahora conmigo,
cuando tu quieras hacerlo ya habré crecido.
Que la armonía entre tú y mamá
me dará seguridad ante la vida y
hará de mí un triunfador o un frustrado.
Que de tu amor depende mi capacidad
de amar cuando sea adulto.

Que soy muy feliz cuando me llevas
dormido hasta mi cama.
Que lo que yo aprendo contigo
lo recordaré toda la vida.
Que si oramos juntos
aprendo a comunicarme con Dios.

Continuar leyendo

Mi Padre fue un caballero

Mi Padre

MI PADRE FUE UN CABALLERO DE VERDAD
YO NO LE HE CONOCIDO
PERO ESO AMI ME DA IGUAL.

MI MADRE NOS CUENTA
LO QUE FUE MI PAPA
UN HUMILDE Y SENCILLO HOMBRE
LO CUAL NO SE PUEDE EXPRESAR.
UN DIA COMO OTRO CUALQUIERA
EL SE MARCHO ALA MAR
Y UNA HORRIBLE Y ODIOSA OLA
LE ATRAPO Y LE DESLIZO AL MAR.
HE PERDIDO A MI PADRE QUERIDO
A MI PADRE DEL ALMA
TAN SOLO TENIA DOS MESES
QUE ESO PARA MI NO ERE NADA.

MI MADRE LA PABRECITA
POR NOSOTROS TUBO QUE LUCHAR
Y AHORA SOMOS MAYORCITOS
Y SABEMOS LO QUE FUE MI PAPA.

Elegía a mi padre

Elegia a mi padre

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer,
cómo después de acordado
da dolor,
cómo a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Y pues ceños lo presente
cómo en un punto es ido
y acabado
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.

Continuar leyendo