Oración de la esposa

Oracion de la esposa

 

Hazme, Señor como vergel cerrado,
cuya llave el esposo solo guarde,
lago de amor por el amor sellado
que la sed del esposo solo apague.

Pon en mis ojos suavidad de luna;
en mi boca, el clavel de la sonrisa,
y, cual venda de seda, mi ternura
restañe del esposo las heridas.

Dale juicio, Señor, a mi consejo;
dignidad y justicia a mi reclamo;
eficacia y cordura a mi consuelo,
y nobleza al perdón para el agravio.

 

Haz de mi hogar un cofre de ventura
que del esposo colme los anhelos,
donde descanse de la diaria lucha
y tome bríos por luchar de nuevo.

Nuestras dos almas fúndelas en una;
una sola en la pena y en el gozo,
cual dos gemelos en la misma cuna
juntan sus juegos, risas y sollozos.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *