Niñez

Niñez

Tiempo de sueños posibles

de inocentes fantasías

cual un capullo de rosa

que muere día tras día.

 

Como huyendo de la vida

vuela tierna golondrina

hacia la luz infinita

de esa verdad sin espina.

 

 

Aquella inmensa alegría

ese reír sin sentido,

hace más bella la vida

al recordar lo vivido.

 

Cuando fracaso te llamo

y es mi ser el que se esfuerza

para seguir siendo grande

cuando ya no tenga fuerzas.

 

Recuerdo las fantasías

añoro el tiempo pasado,

¡Oh! momentos tan sublimes

que ya se han esfumado.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *