Metro de dolor en restauración

Metro de dolor en restauracion

Oh Dios!
Cómo se quiere perder mi corazón en este desierto!
Cómo el dolor me quiere dejar sin aliento!
me quiere consumir… voy casi muriendo…

He tocado el dolor con este sufrimiento,
he muerto… aunque sigo viviendo,
quiero arrancar todo lo que estoy sintiendo
quisiera remediarlo todo
quiero perdonar, pero no es tan solo olvidando,
ésta decisión me está costando…!

Me perdí Dios!
me ahogué en el mar de las tristezas
olvidándome de tu presencia!
cerré mis ojos, para no ver tu luz!
para no ver que venías Jesús!.

Sentía tanto temor,
no quería ver qué traía cada día el sol
no quería conocer más de esos problemas
sólo quería que todo desapareciera
y que sólo sea una pesadilla
que en mi vida, jamás se cumpliera.

 

Pero
Tú jamás permitirías que me quede así
cada día, aún en ese desierto lejano
en todo lo nublado, veía una mano
veía una sonrisa y una voz que decía
muy tiernamente, ¡…ven aquí…!
¿Hasta cuando pensarás que me fui?
estoy con mis manos en tus mejillas
(era tanto el dolor… que ya ni las sentía)
secando esas lágrimas que tenías cada día.
Hija mía! Todo va a pasar!
Yo me voy a glorificar!
¿Cómo crees que así lo podría dejar?
Si yo te dije a tus 13 años
que por mis planes te habría de llevar
y mis palabras…
ni el tiempo, ni las circunstancias,
ni los errores, ni las personas que tu amas,
ni las promesas que vez lejanas,
ni tu dolor ni la duda con que luchas
lo podrán cambiar.
Yo te amo, y sé que me amas
juntos volveremos a caminar
para eso de forma intensa
hoy te vine hablar…

Y mientras oigo tus palabras
nuevamente se vivifica mi alma!
cómo usas lo que mi mente no entiende
para mostrarme que mi vida, Tú la tienes!

Abba Padre!
Sólo quiero en ti refugiarme!
sólo puedo encontrar tu calor
ahora que tengo tu mirada
y que mi alma nada se calla…
me amas!
indescriptiblemente me amas!
perdóname por…
Tú ya lo conoces todo mi Dios!
A ti me entrego
ven a mi Espíritu Santo de nuevo!
eres Tú el que restaurará
todo lo que en mi había muerto.

Te Amo Dios!
Aunque nadie entienda
ni yo misma lo comprenda
Te Amo!

Nací para estar junto a ti,
Vivo para escribir lo que haces en mi,
hablo para que tus palabras puedan oír
mi corazón ha vuelto a latir
porque nuevamente te puedo sentir.

Enséñame a corresponderte,
no quiero tus planes detener
y ser obstáculo para que otros puedan creer
sácame de la autocompasión y comodidad
que a mi vida quiso entrar
para ni un sólo día callar
de todas las bondades tuyas
que puedo admirar!

Estoy convencida,
que los metros de dolor
en restauración lo tienes mi Dios,
no se trata de letras por emoción
sino de la certeza que hay en mi corazón!
del proceso en el que hoy me envuelvo
para tu nombre honrar!

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *