Mal tiempo

Mal tiempo

Animales simultáneos, los poetas, decentes o in, se reúnen gráficamente en las exposiciones del siglo.
En el camino de las tentaciones siempre estará presente tu imagen, desamada mía.
Yo soy sólo un investigador de la noche.

Cuando te beso allí es que estoy buscando, sin darme cuenta, el refugio de la humedad primera, de la ciega, tibia, infinita célula derramada, crecida.

En la insistencia de la muerte he visto el mismo cuestionario tonto, la misma vieja preocupación de los aspirantes: para las moscas encerradas en un frasco es muy difícil ingresar a la vida.

¿Que voy a morir pronto? Lo sé. Siempre será demasiado pronto. Por eso duermo poco, quiero estar despierto a todas horas, morir con los ojos abiertos para mirar un poco más.

En el final fue el verbo. En el principio fue el entendimiento armonioso, el silencioso amor.
Tú sólo mirarás las llamas, el resplandor instantáneo de este fuego perpetuo que soy yo.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *