Mal tiempo por Luis Benitez

Mal tiempo

Ya el día se resfría en su traje de noche,
y la ciudad se coloca su sombrero de lluvia.

La multitud es un solo caballo
nervioso por la calle,
aunque en ella alguien duda
entre un lado y el otro.

El hambre con desgano
cede su asiento a un temor bien guardado,
que en un mito antiquísimo
alza la mirada al cielo de un color enojado.

En un instante nadie tiene una casa
bajo el peso del mundo
y la intemperie es una hermana muerta
que entreabre los ojos.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *