MADRE AMOR

Partiste en silencio

con la mejor sonrisa,

con una vida decente

de mujer honrada y abnegada madre.

Los días pasaron

y el recuerdo de ti se fue agigantando,

nada te ha sustituido

ni podrá sustituirte.

Recuerdo aquellos días

que tus consejos escuchaba,

y como niña pequeña

tus cariños esperaba.

Tú presencia-ausente

que amanece en mis entrañas,

recorre mis pensamientos

en notas de alegres melodías.

Siempre vivirás en mi corazón,

susurrando tu amado nombre

llenando mí vacío

con respuestas de feliz eternidad.

DRA IRMA DEPIANTE DURI.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *